Search
  • Marissa Galvan

Domingo de la Trinidad: 7 de junio, 2020


PRELUDIO: Escuche «Mi Dios es tan grande» y piense en todas las cosas hermosas que Dios ha creado.


LLAMAMIENTO A LA ADORACIÓN (Basado en Salmo 8)

Oh Dios, soberano nuestro: cuan glorioso es tu nombre en toda la tierra. Cuando vemos tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, podemos decir: ¿qué somos para que nos recuerdes? ¿Qué es el ser humano para que le tomes en cuenta? La alabanza brota de nuestros labios y sobrepasa toda duda, temor y angustia. Oh Dios, soberano nuestro: cuan glorioso es tu nombre en toda la tierra.


HIMNO: Escuche el himno «Al despuntar en la loma el día» EHP 3


CONFESIÓN

Bautizamos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Nos movemos en nombre del Creador, del Maestro, y del Consolador. Amamos en nombre de la Madre, del que ama, y de la Sabiduría.


Sin embargo, no cumplimos con la promesa de guiar y proteger; nos quedamos inmovibles ante las injusticias en el mundo y pretendemos amar con limitaciones y condiciones. No aprendemos de la capacidad de Dios se vivir en familia, de ser comunidad y de construir una unidad en donde no hay sospechas, odios y desamores.


Perdónanos y restáuranos para que seamos lo que tú deseas que seamos, oh Dios. Guíanos a través de tu ejemplo para que podamos aprender a ser la comunidad de fe, cuerpo de Cristo, familia de Dios que quieres que seamos en el mundo. En el nombre de Jesús oramos. Amén.


PERDÓN Y PAZ

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo, trabajan conjuntamente para darnos perdón, llevarnos al arrepentimiento y causar transformación. El Dios Trino nos da su perdón y su paz. ¡Amén!


Comparta la paz: Piense en alguna cosa que le haya dado paz durante este día. Comparta ese sentimiento de paz con alguna persona o a través de algún medio social.


ORACIÓN DE ILUMINACIÓN: Ore, pidendo a Dios que dirija su discernimiento al analizar la Palabra de Dios.


ESCRITURA: Génesis 1,1-4a (RVA 2015)

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba sin orden y vacía. Había tinieblas sobre la faz del océano, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. 3 Entonces dijo Dios: “Sea la luz”, y fue la luz. 4 Dios vio que la luz era buena,


REFLEXIÓN: La familia buena y hermosa que Dios creó (Rvda. Marissa Galván Valle)

Les damos la bienvenida al Domingo de la Trinidad. Este es el domingo del año en donde el pastorado de todo el mundo se arranca el pelo tratando de explicar los misterios de la Trinidad. ¡La Trinidad es como un trébol! La Trinidad es como el agua: hielo, vapor y líquido. La Trinidad es como una manzana: cáscara, fruta y semilla. Pero pienso que la cosa más importante que podemos aprender de la Trinidad no tiene nada que ver con declaraciones teológicas o con experimentos scientíficos. Para mi tiene que ver con relaciones, con lo que la Trinidad nos dice sobre Dios, y sobre cómo Dios hace comunidad y familia.


Leímos la historia de la creación. Si vamos a Génesis 1, este nos da más detalles sobre lo que Dios hace. Las primeras palabras de la Biblia son: «En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba sin orden y vacía. Había tinieblas sobre la faz del océano, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Entonces dijo Dios: “Sea la luz”, y fue la luz». Para muchas personas, estos versículos nos muestran a la Trinidad trabajando. Dios creó… el Espíritu de Dios se movía… Dios dijo. Usualmente asociamos a Dios Madre/Padre con la creación. Asociamos el viento con el Espíritu Santo y asociamos la Palabra con Jesús. Aquí vemos la Trinidad en su capacidad plena, haciendo todas las cosas para crear el mundo que Dios constantemente llama bueno.


Cuando le pregunto a las personas qué recuerdan de la creación de Dios, usualmente les pregunto qué Dios creó en los diferentes días. Y usualmente la gente recuerda lo que Dios hizo el último día (descansar). Pero se confunden sobre lo que pasa antes de eso. Es ahí cuando les desafío a recordar en dónde está la gracia en la historia. Y para mí, la gracia se encuentra en la repetición de una frase, que podemos encontrar una y otra vez: «Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno».


Bueno. Dios creó todo para que fuera bueno. Esa palabra, «bueno» o tovh tiene diferentes significados en hebreo: bueno, bello, abundante, alegre, hermoso. Todo lo que Dios creó fue bueno. Cuando paseamos por los bosques es bueno. Cuando puedo ir de nuevo a mi país de origen y ver el mar es bueno. ¡Cuando nos enamoramos de otro ser que Dios ha creado es bueno! El primer capítulo de Génesis es maravilloso. Pero… como sabemos… no todo se mantiene bueno por mucho tiempo.


La Trinidad había trabajado en armonía perfecta, con amor y en comunidad para crear este mundo y a los seres humanos que habia en él… y entonces, estos seres humanos lo dañaron todo. Ustedes saben la historia. Comieron de la fruta prohibida y cómo dice Carol Calvin-Dillon, los seres humanos se exiliaron a sí mismos de la comunidad amorosa de la Trinidad. Él y ella se fueron en contra del ADN del Creador y de la creación… y tuvieron que enfrentar las consecuencias de sus acciones… consecuencias que se sienten hasta la actualidad.


¿Cuáles son las cosas que desafían al amor, la comunidad y la armonía de la Trinidad? Usualmente la gente dice que el pecado que la humanidad cometió tiene que ver con la desobediencia. Se le dio instrucciones y no las siguieron.


Otras personas han dicho que el pecado humano tiene que ver con la ingratitud. La humanidad no dio las gracias por lo que le fue dado, y quería algo más.


Sin embargo, creo que se podría añadir un pecado más: la falta de solidaridad. Después de que el hombre y la mujer le dan una mordida a la fruta prohibida, Dios les confronta. El hombre responde en Génesis 3, «La mujer que me diste por compañera, ella me dio del árbol, y yo comí». Y la mujer dice, «La serpiente me engañó, y comí». Y así, la armonía, comunidad, amor y familia que creó la Trinidad se quebranta.


El hombre le echa la culpa a Dios y a la mujer. La mujer, por lo menos, no le echa la culpa a Dios o al hombre… pero sí a la serpiente. El buscar culpables, usándo a personas como escudos para protegerse, el aprovecharse de otras personas para su propio beneficio, viéndoles como menos importantes… todas son conductas pecaminosas que nos separan de las intenciones del Trino Dios para la creación.


Esta falta de solidaridad, de empatía, de comunidad y del amor entre les hijes de Dios, pone una rodilla sobre la bondad y la belleza de la creación y de la intención de Dios. Hace que nuestra memoria colectiva sea borrosa, porque no recordamos que Dios hizo toda la creación buena. Dios hizo seres humanos buenos y hermosos, creando colores maravillosos y demostrando una amorosa imaginación. Dios hizo una tierra buena, hermosa y diversa, llena de fauna, flora, culturas y pensamientos diferentes, increíbles y valiosos. Todo es bueno y hermoso, porque Dios así lo quiso hacer.


La familia de Dios, nunca se convertirá en una realidad si continuamos cometiendo el pecado de la falta de solidaridad y empatía. No hay manera de edificar esa familia, si continuamos dándole la espalda al ejemplo del Dios Trino. Las buenas nuevas son que Dios, siendo Amante, Amade y Amor… nunca se rinde ante el dar amor, y continúa tercamente tratando de recrear la familia que Dios concibio desde el principio.


Dios, Madre compasiva, Hije Amade, Vientre de vida… es nuestra luz hecha Palabra en este camino, y es nuestro ejemplo. Que Dios nos ayude, paso a paso, marcha a marcha, protesta a protesta, palabra por palabra a deshacer los pecados del pasado, del presente, y primero Dios, del futuro… para que podamos recrear el amor y solidaridad que eran nuestra herencia desde el comienzo de la creación. Amén.


HIMNO: Escuche el himno «This is my Song» GtG 768 escrito por Lloyd Stone y Georgia Harkness y grabado por varias personas que trabajan en pro de la paz en la Iglesia Presbiteriana (EEUUA). Aquí compartimos una posible traducción al español.


Es mi canción, Señor de las naciones...

una canción de paz en todo lar.

Este es mi hogar... aquí me siento viva...

mis esperanzas, mi refugio es él.

Pero hay latidos en otros lugares...

con esperanzas vivas, como en mí.


El cielo azul que miro es hermoso,

y el sol destella en sitio forestal,

pero el sol brilla en otros lugares,

y el cielo azul se ve en todo lar.

Asi que escucha, Dios, mi voz cantando.

canción de paz, para la humanidad.


Es mi oración, Señor de todo reino,

Venga el tuyo, haz tu voluntad,

Que todo el mundo sirva al Cristo vivo,

Y corazones se unan al vivir.

Es mi plegaria, Dios de las naciones:

Me doy a ti; que se haga tu obrar.


ORACIÓN DE INTERCESIÓN: Tome tiempo para pensar en peticiones de oración, tanto suyas como de otras personas en su vida y tome tiempo para orar por ellas. Ore por las situaciones en su hogar, su comunidad, su ciudad, su país de origen, otros países del mundo que enfrentan situaciones de dificultad y el país en donde vive.


BENDICIÓN

Que el camino que Dios ha creado,

se levante a encontrarse contigo

Que Dios te cuide y te bendiga,

que brille su luz sobre ustedes,

y les de su paz.


13 views

Recent Posts

See All

A New Way of Singing

Para ver este post en español, puede ir aquí. Exodus 15: 20-21 20Then the prophet Miriam, Aaron’s sister, took a tambourine in her hand; and all the women went out after her with tambourines and with

© 2020 by Beechmont Presbyterian Church

Beechmont Presbyterian Church | 417 W. Ashland Avenue | Louisville KY 40205